Programa de 2 años

Aula de 2 años

Nuestro Proyecto Educativo está basado en los fundamentos de la psicología evolutiva y en las características de los niños de esta edad (2-3 años). Nuestro proyecto apuesta por el cumplimiento de una serie de premisas que favorezcan su proceso educativo:

La actividad y el juego son fuentes fundamentales en este nivel educativo. A través del juego, la acción y la experimentación, los niños de esta edad, van construyendo sus aprendizajes.

Además de sus necesidades básicas, en nuestro Centro trabajamos con fichas ya elaboradas y otras realizadas por el equipo docente, donde se atienden a los principios metodológicos como: la globalización, el aprendizaje significativo, la metodología activa, socialización y convivencia.

Atendemos a la diversidad: al conocimiento de sí mismo y al conocimiento del entorno y al lenguaje: comunicación y representación.

Lenguaje

El lenguaje gestual y corporal, el lenguaje oral y escrito, el lenguaje plástico, el lenguaje musical y el lenguaje audiovisual contribuyen, de forma complementaria, al desarrollo armónico de los niños, junto al área de conocimiento de sí mismo y del entorno.

Además de la lengua española, introducimos al niño en el aprendizaje del inglés. Esto le hace mejorar en la comprensión del mundo y en la expresión original, imaginativa y creativa.

Creamos en el aula un ambiente cálido, acogedor y seguro. El niño debe sentirse querido y atendido; con un horario flexible (no excluye una secuencia temporal ordenada que permita el desarrollo de rutinas y la creación de hábitos).

Procuramos que el aula sea un espacio ordenado y estimulante que ofrezca la posibilidad de acción con materiales variados, manejables, atractivos, seguros, que permitan manipular, experimentar, representar, etc.

Además trabajamos temas transversales como: EDUCACIÓN PARA LA PAZ, EDUCACIÓN PARA LA SALUD, EDUCACIÓN PARA LA IGUALDAD, EDUCACIÓN VIAL Y EDUCACIÓN AMBIENTAL.

Desarrollamos actitudes como: compañerismo, orden, limpieza, solidaridad, no violencia y respeto al medio ambiente.

Nuestro Centro tiene como objetivo prioritario: una asistencia y formación integral, que favorezca el desarrollo personal y social de los niños. Aspectos educativos importantes

  1. Rutinas. En estas edades los niños empiezan a adquirir las primeras nociones de orientación temporal. Las rutinas relacionadas con la comida, el sueño, la higiene, la alimentación….constituyen un recurso educativo de primer orden, porque contribuyen a ofrecer a los pequeños un marco estable y seguro, a la vez que responden a sus necesidades. En nuestro Centro, la acción educativa gira en torno a estas rutinas, en todo momento, siendo necesario e importante que la familia también en casa establezca las suyas propias.
  2. El sueño. Para que el niño establezca hábitos de sueño, es imprescindible mantener unos horarios destinados a descansar. Debe comprender que de noche se duerme y que de día se está despierto. Algunos niños necesitan más ayuda que otros para autorregular su reloj biológico a medida que van creciendo. A los 2 y 3 años deben dormir unas 13 horas aproximadamente, incluida una siesta. Recomendamos la siesta como tiempo reparador del cansancio y la fatiga que los niños acumulan debido a su intensa actividad .Si el niño se queda a comer, la siesta tendrá lugar al mediodía, después del almuerzo. Para que el sueño nocturno sea largo y reparador es necesario: Crear un clima relajado antes de dormir. Si está nervioso, esperar un poco antes de acostarlo. Realizar el baño preferentemente por la noche. Acostar al niño temprano, no al mismo tiempo que los adultos. Conversar un poco con él, contarle un cuento. Acostumbrarle a despedirse de la familia usando la fórmula adecuada:“buenas noches “. Es también momento adecuado para abrazarlo, besarlo y darle todo vuestro afecto. A la hora del descanso, se atienden las necesidades que van surgiendo y se les motiva para que se acostumbren a dormir solos (si todavía no lo hacen). Un niño que no desarrolle hábitos de sueño saludables podrá tener problemas de aprendizaje, inseguridad, trastornos de sociabilidad, timidez…
  3. Higiene. Hay que desarrollar en los niños la necesidad de estar limpios y el deseo de tener un aspecto personal pulcro y cuidado. .Las actividades de higiene suponen un momento privilegiado de contacto físico individual. Son actividades muy importantes para los niños, ya que se sienten atendidos por el adulto. Un ejemplo lo encontramos en el cambio de pañales. Éste no debe nunca realizarse de forma mecánica, sino que debe tratarse como un momento de afecto y comunicación a través del lenguaje verbal y corporal. El niño aprende gracias a esta actividad, la secuencia de acontecimientos: quitar pañales, coger las toallitas, limpiar… y realiza aprendizajes cognitivos. La higiene implica la limpieza de todo el cuerpo, especialmente de manos, cara, genitales, por ser las zonas más expuestas a infecciones. Para los hábitos de higiene de manos , cara , dientes y nariz es necesario que el niño sepa identificar en qué momentos deben realizarse estas actividades , que comprendan su necesidad , que las realicen con cierta autonomía , que deseen participar con el adulto , que posean ciertas destrezas motrices ( abrir el grifo , jabonarse , secarse con la toalla ….) y que posean un cierto control del propio cuerpo . Igualmente importante es el cuidado y orden de los utensilios y espacios destinados al aseo. Enseñamos a los niños a recoger y cuidar los objetos que utilizan y les inculcamos que estas tareas se realizan mejor en espacios ordenados y aseados y que deben contribuir a ello.
  4. Control de esfínteres. El control de esfínteres es una de las primeras exigencias a las que debe enfrentarse el niño para estar socialmente integrado y aceptado. Los niños empiezan a controlar sus esfínteres cuando se encuentran maduros para ello. Es aproximadamente hacia los dos años, cuando tiene lugar la función neuro-muscular que conduce al pequeño/a a poder controlar sus esfínteres. Para que esto ocurra, son necesarios una serie de requisitos: Una adecuada madurez física. Una adecuada madurez psíquica. Una adecuada madurez afectiva, social y emocional. Una predisposición por parte de la escuela y de la familia para asumir lo que conlleva el proceso. Por lo general el niño suele controlar primero el esfínter anal y, posteriormente el control de la vejiga.
  5. Alimentación. Los niños de 2 y 3 años son muy activos, sus necesidades energéticas son mayores. Por eso, necesitan una dieta equilibrada, deben consumir carne, pescado , frutas y vegetales que les aporten grasas, hidratos de carbono , proteínas , fosfatos calcio , vitaminas y oligoelementos que precisan para su correcto desarrollo y evitar el consumo abusivo de dulces, bollería y chucherías . Deben realizar cuatro comidas al día (desayuno, comida, merienda y cena), consumiendo fruta en al menos, tres de estos cuatro momentos. .Esta dieta les evitará problemas como el exceso de apetito, la intolerancia alimenticia, el estreñimiento, la diarrea, los déficits alimenticios… Vendrán desayunados al colegio y sólo traerán un tentempié para media mañana. Los martes y jueves una pieza de fruta. En nuestro comedor ,las situaciones relacionadas con la alimentación suponen bastante más que satisfacer una necesidad biológica, ya que implican un momento privilegiado para la interrelación y para la adquisición de hábitos personales , sociales y culturales que llevarán a los niños a ser progresivamente autónomos . Las actividades de alimentación deben ser educativas, Fomentamos la autonomía y la participación de nuestros alumnos, les enseñamos a utilizar los cubiertos, el vaso y la servilleta, favorecemos la organización temporal respetando los horarios y organizamos adecuadamente los espacios destinados a alimentarse (tenemos un comedor sólo para E. infantil). Sobre todo, deben entender que el momento de la comida no es un tiempo de juego. En esta edad podrán comer parte de la comida solos o con poca ayuda del adulto, pero siempre están controlados por la supervisión de un profesional. El tipo de ayuda que necesiten dependerá del tipo de alimento (solos comerán mejor los alimentos sólidos que los líquidos).
  6. El vestido. Los niños deben vestir la ropa adecuada a la temperatura que haga , a la actividad que vayan a realizar …La destreza en las actividades relacionadas con el vestido depende del dominio del esquema corporal , de las habilidades motrices de carácter fino y de la orientación espacial . En el Centro, procuramos que el niño participe en el vestido y desvestido para que progresivamente desarrolle las habilidades necesarias en este cometido. Tan importante como enseñarles a ser progresivamente autónomos en el vestido, es enseñarles a recoger y a guardar su ropa. Al cole llevarán el uniforme los lunes, miércoles y jueves y chándal los martes y los viernes.
  7. Educación del comportamiento. Los niños de estas edades comienzan a relacionarse con otros niños con diferentes personalidades e intereses, con distintos deseos y voluntades. Esto hace que se originen situaciones y comportamientos conflictivos que, si bien interfieren en la dinámica escolar y familiar, pueden ser utilizados para potenciar y reforzar los lazos afectivos y el respeto hacia los demás. La mayoría de los conflictos suelen aparecer por las siguientes situaciones: Obtener el aprecio y la atención del adulto. Conseguir unas relaciones satisfactorias con otros niños y niñas. Experimentar el poder ante los adultos y otros niños. Disputas por cosas materiales. Conseguir cosas que no se les puede conceder. Evitamos las conductas conflictivas porque de lo contrario aparecerán continuamente. Las familias colaboran con nosotros para que los niños tengan una formación integral y adaptada a su edad desde los dos años, con el fin de ser muy felices.

Otros artículos de interés:

Presentación Haypo 2016-17 aula de 2 años

Servicios Adicionales

Logo Colegio Haypo